La UDQ aplica las técnicas y metodologías más avanzadas en el diagnóstico y tratamiento de los tumores cutáneos. La estrecha colaboración de la UDQ con centros especializados en Diagnóstico por la imagen, Medicina nuclear, Dermopatología, Radioterapia y otras especialidades tanto médicas como quirúrgicas, nos permite diagnosticar, valorar y tratar la gran mayoría de tumores cutáneos con la máxima precisión, rapidez y efectividad.
En la actualidad, la UDQ dispone de todos estos procedimientos terapéuticos, destacando  los siguientes entre los más avanzados :

CIRUGÍA DE MOHS
Este técnica está considerada como una de las más efectivas para el tratamiento del cáncer cutáneo localizado. Está especialmente indicada en carcinomas (infiltrantes o clínicamente mal delimitados) o que estén situados en zonas críticas anatómicas (periorbitaria, periauricular, perinasal).
Dicha técnica lleva el nombre de su autor Dr. Frederic Mohs, que posteriormente modificó su alumno Tromovitch con la técnica actual "Cirugía microcontrolada en fresco de Mohs-Tromovitch" aunque en el entorno especializado se donomina por consenso "CMM" (Cirugía Micrográfica de Mohs)
Aunque existen diferentes variedades, dicha técnica consiste esencialmente en extirpar el tumor en su totalidad mediante la ayuda de un complejo estudio microscópico de las piezas operatorias, asegurando que se ha llegado a tejido sano sin excesivo detrimento de éste. Existe controversia en cuanto a su indicación y efectividad en otros tumores (melanoma, sarcoma).
Para su realización se requiere una gran experiencia, tanto quirúrgica como histopatológica.


GANGLIO CENTINELA
Un tumor maligno puede tener la capacidad de invadir y afectar  otras estructuras del organismo  (capacidad de metástasis). Una de las vías principales de la metástasis es la vía linfática, con la posibilidad de que, en una primera fase,  las células tumorales  queden estacionadas en los ganglios linfáticos. Por ello, el poder conocer esta circunstancia será de gran utilidad para establecer una valoración más precisa en cuanto al diagnóstico, tratamiento y pronóstico del paciente.
La biopsia selectiva del ganglio centinela (BSGC), consiste en localizar el primer ganglio, de la región ganglionar correspondiente, que pudiera estar afectado.
Técnicamente la BSGC, se efectúa con la colaboración de un equipo de Medicina nuclear. El procedimiento consiste en realizar una infiltración peritumoral de una sustancia hidrocoloide que sirve como transporte por la vía linfática de un isótopo radioactivo o radiotrazador (Tecnecio 99) que se depositará secuencialmente en la región ganglionar pertinente, donde el primer ganglio que quede marcado por el isótopo se identificará como ganglio centinela. La detección del ganglio, por imágen, se realiza mediante una linfogammagrafía o un SPECT-CT, indicando en que lugar anatómico está situado el ganglio centinela. Posteriormente en el quirófano, mediante una gammasonda nuclear, se detectará su situación exacta en la región ganglionar marcada por el isótopo y así poder proceder a su extirpación y estudio anatomopatológico.
Esta técnica está especialmente indicada en los melanomas con un Breslow superior a 1 milímetro, o  en melanomas con un Breslow inferior a 1 milímetro pero con factores de riesgo tipo ulceración o índice mitótico mayor de 1x campo, aunque también está indicada en otros tumores metastizantes (carcinoma espinocelular).
En el caso que el ganglio centinela este afectado, se procederá a determinar si el paciente es susceptible a otros tratamientos complementarios (vaciado ganglionar, terapia adyuvante).


UDQ
unidad de dermatología quirúrgica
C/ Balmes 193 - Barcelona 08006 - Teléfono 93 4156762