Se advierte que las imágenes clínicas pueden herir la sensibilidad del visitante y que todas ellas son propiedad de la UDQ

UDQ
unidad de dermatología quirúrgica
C/ Balmes 193 - Barcelona 08006 - Teléfono 93 4156762
MELANOMA
El Melanoma cutáneo es uno de los cánceres que en las últimas décadas ha sufrido el mayor incremento en su incidencia. Proviene de la malignización del melanocito (células encargadas de producir pigmento en la piel). Popularmente siempre se le ha conocido como "una peca que se hizo fea". Si el Melanoma se trata en sus fases iniciales tiene un alto índice de curabilidad, de lo contrario se convierte en uno de los tumores malignos más letales.
El auto-diagnóstico de un melanoma puede ser difícil, pero ante la presencia de una "peca o lunar" (nevus) que sus bordes son asimétricos  e irregulares, que ha aumentado de tamaño,  que ha cambiado de color, o incluso sangra con facilidad, con su superficie ulcerada, será absolutamente recomendable realizar una consulta en un centro especializado. El diagnóstico certero siempre es por biopsia, mediante la cual se valoran una serie de factores como el Breslow (espesor medido en milímetros), ulceración, índice mitótico, entre otros. Estos factores determinarán el tratamiento a efectuar y en parte el pronóstico del paciente. Clínicamente se distinguen diferentes tipos de melanomas (Melanoma de extensión superficial, Léntigo maligno melanoma, Melanoma acral, Melanoma nodular, Melanoma ulcerado, Melanoma acrómico), pudiendo coexistir entre ellos. Su incidencia ha aumentado considerablemente en los últimos años.El diagnótico precoz en sus fases iniciales es esencial ya que en fases más avanzadas tiene un alto potencial para metastizar.


TRATAMIENTO
El tratamiento viene determinado por una serie de condiciones y particularidades del propio melanoma. Para ello, es esencial obtener una biopsia que aporte los suficientes datos y características del melanoma (grosor en milímetros o Breslow, presencia o no de ulceración, microsatelitosis, número de mitosis, regresión, infiltrado angiolinfático, invasión perineural, nivel de invasión o Clark). Una vez evaluados se decide, conforme a  protocolos consensuados internacionalmente, a establecer el tratamiento adecuado. Esencialmente el tratamiento del melanoma es quirúrgico, realizando su exéresis con unos márgenes quirúrgicos, en periferia y profundidad,  proporcionales al valor de Breslow y que podrán oscilar entre 0,5 y 2 centímetros radiales medidos desde los límites del melanoma.

Grosor del tumor (Breslow) en milímetros
Melanoma "in situ" (margen excisión radial 0.5 mm a 1 centímetro)
Breslow hasta 2 mm (margen de excisión radial de 1 a 2 centímetros)
Breslow mayor de 2 mm (margen de excisión radial 2 centímetros)

La detección, extracción y valoración del denominado Ganglio centinela dependerá del protocolo de actuación de cada institución, incluso de la aceptación de la técnica por el propio paciente tras explicarle  los riesgos o beneficios que comporta su realización. El ganglio centinela es el primer ganglio posiblemente afectado de la cadena linfática subsidiaria a la localización anatómica del melanoma. Es una técnica conjunta entre el cirujano y un médico nuclear. La valoración histológica del ganglio ayuda a perfilar el estadío, pronóstico y tratamiento complementario del melanoma. Actualmente hay guias que proponen realizar ecografías de alta resolución para valorar el estado del ganglio antes que cualquier intervención quirúrgica.


La luz ultravioleta (UV) emitida con lámparas o flash especiales pueden detectar lesiones melánicas subclínicas, definiendo con más precisión sus límites